miaditivofavorito.wordpress.com

Alimentación, Arte, Intervenciones

Políticas de la comida actual

Por comida entendemos sustancias alimentarias que se consumen durante el día, su comestibilidad depende de un conjunto de factores tales como los ambientales (geográficos como estacionales) y los factores sociales: ideológicos, religiosos, de educación, etc. Por ello ciertos alimentos que comemos son considerados repugnantes por otras culturas y a la inversa.

Los productores alimentarios saben bien de la dependencia de nuestros hábitos a las necesidades económicas, un ejecutivo de Sensient (fabricantes de sabores deshidratados, ingredientes encapsulados y tecnologías del color) decía ya en agosto del 2008 en la revista latinoamericana “Alimentos y bebidas”: “Los alimentos procesados están reemplazando a los alimentos no procesados en la dieta promedio, motivados por la entrada de la mujer a la fuerza laboral y el incremento de los salarios de las familias. Hay mucho interés en nuevos productos e ingredientes”

El contenido de la comida el consumo alimentario y el significado de la comida cambia a partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando del interés primario de saciar el hambre y la manutención del organismo se pasa a suministrar al organismo los nutrientes necesarios y proporcionar alimentos higienicamente seguros. Ello ha promovido que naciera y prosperara rápidamente un nuevo concepto, el de alimento saludable, precedente de la actual concepción de los alimentos funcionales. Los alimentos fortificados o enriquecidos en su concepto original no pretendían crear nuevos alimentos con propiedades diferentes, sino hacer mayores las propiedades nutricionales del alimento original, incrementadas industrialmente las cantidades de uno o varios de sus nutrientes, con el propósito de lograr un mayor aporte del mismo.

Como ejemplos más frecuentes encontramos la leche enriquecida en calcio, los zumos de frutas con cantidad extra de vitamina C, o los cereales enriquecidos con fibra, pero hay multitud de variedad de comida que adresa un componente BIO o energético al contenido de su producto alimenticio.

Incluso dentro de distintas marcas de un mismo tipo de productos es posible encontrarse alimentos cuyo “enriquecimiento” es mínimo y poco significativo y otros en que la presencia del nutriente en efecto es considerablemente mayor. A partir de éste momento para que el consumidor pueda seleccionar con verdadera consciencia un alimento enriquecido, el etiquetado del mismo adquiere una importancia fundamental.

El etiquetado debería suministrar una información inteligible sobre en qué medida ha sido enriquecido el producto. Pero algunos de los grandes monopolios alimentarios como Nestlé omiten esa información.

Hay progresiva adicción a los alimentos de sustancias, nutrientes o no, en las cuales los efectos a medio y largo plazo de la ingestión de suplementos no están tan ampliamente estudiados (ácidos grasos, fitoesteroles, principios vegetales bioactivos, etc.). En este sentido está claro que la industria esta corriendo más que la ciencia.

Como anecdota ilustrativa de las relaciones complejas y aún no estudiadas del consumo alimentario y su efecto sobre el cuerpo humano, es muy ilustrativo el hecho de que una vez muertos, nuestro cuerpo tarde más que antes en descomponerse y que ciertos elementos que antes no se encontraban dentro de nosotros sean dificilmente digeridos por la tierra. Los científicos estiman que hoy todos los individuos –hombres y mujeres- llevan en sus cuerpos al menos 700 contaminantes; para lo cual la medicina forence y los estudios alimenticios tienen nombre “carga corporal”.

Esta “carga corporal” es a todos los niveles artificial, no solamente no ha sido producida por mi cuerpo sino que es dificilmente absorbible por cualquier tipo de ser vivo. Esta constitución de nuestro cuerpo por otro tipo de materia inorgánica que desaparece más lentamente es poéticamente el acercamiento a una inmortalidad como componente cybor. Porque si bien, muchos productos intentan promover el potencial rejuvenecedor de sus productos, lo cierto es que la muerte es una condición humanizadora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s