Un mes y medio de 15M

Diario, Política

Tal vez, la primera impronta del movimiento y de quienes han participado en él ha sido la de generar una resistencia pacífica al continuo y voraz espolio del estado de bienestar para beneficiar a los bancos y trasnacionales.
En un mes la participación colectiva se han ganado nuevos espacios, como la posibilidad de romper con el atolladero de la incapacidad, es decir, romper con la dinámica en la que el ciudadano se asume a si mismo como parte de una complejidad en la que es incapaz de decidir, participar y exigir. “Si se puede” ha sido una de las consignas que expresaban más enérgicamente esa necesidad de salir a la calle y encontrarte con tu vecino con quien compartias la misma sensación de malestar. También hemos aprendido y disfrutado de la capacidad cooperativa de producción de saber y de su necesidad para expresar nuevas formas de democracia.

¿Quien es el maestro?

La generación clasificada como “pasota” se desmarca del negativismo de la sociedad actual para creer en la posibilidad de un cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s